Como incluirle a mi hijo... ¡BRÓCOLI!


Uno de los retos más comunes para los padres en temas alimentarios, es que los niños coman con gusto las verduras, pero si al ofrecerlas los niños hacen muecas o gestos de desaprobación, este artículo es de total interés para tí, para poder ofrecer verduras hay que PENSAR COMO NIÑO, esto no significa que nos vayamos al parque a jugar y dejemos a un lado las responsabilidades, significa que estemos pendientes de los gustos por la comida, por ejemplo:

Es más facil que un niño coma unas albóndigas de carne que unas verduras hervidas, por lo tanto, lo que podemos hacer es mezclar en las albóndigas zanahoria rallada, cebolla, cilantro, espinaca.

Una de las verduras que aceptan poco es el brócoli, y con sus diversas propiedades puede ser de gran ayuda para alejar a los niños de las enfermedades, estos son algunos de los beneficios más importantes:

*Posee propiedades anticancerígenas (1) Estudios realizados por el Instituto Nacional de Cáncer.

*Aumenta la absorción de hierro, gracias a la cantidad de vitamina C que facilitan la captación de hierro*Reduce el riesgo de defectos congénitos, ya que posee ácido fólico ayudan al desarrollo de los niños desde su etapa fetal*Es un potente antioxidante natural

En cuanto a nutrientes, una taza de brócoli crudo troceado contiene: Vitamina C: 135 % de la CDR (cantidad diaria recomendada). Vitamina K: 116 % de la CDR. Ácido fólico: 14 % de la CDR. Vitamina A: 11 % de la CDR. Manganeso: 10 % de la CDR. Fibra: 2,4 g. Proteína: 2,6 g. Calorías: 30,9.

Ya que sabemos que son muy buenos ¿Cómo se los incluyo a mis hijos?

Uno de los platillos más llamativos para los niños son las hamburguesas, por eso aquí está el tip:

ingredientes:

  • 300 gr de brócoli

  • 100 gr de carne molida

  • 2 zanahorias

  • 1 huevo

  • 100 g. pan molido

  • Sal

  • Aceite

PREPARACIÓN:

Es muy importante lavar y desinfectar las verduras para prevenir enfermedades.

Picamos las verduras en cuadros chicos.

Hervimos las verduras hasta que estén no muy suaves (entre más suaves más se pierden propiedades).

Colamos las verduras y con un tenedor las aplastamos para que se vayan integrando, o las pasamos por licuadora pocos segundos.

Se agrega el huevo, la carne, el pan molido y la sal.

Ponemos a calentar aproximadamente 2 cucharadas soperas de aceite por hamburguesa (freír alimentos siempre en fuego bajo ya que de lo contrario se quema el aceite y no es saludable)

Freímos las hamburguesas y quitamos el exceso de aceite con una toalla de papel.

Para saber la cantidad ideal de su hijo acuda al Nutriólogo


4 vistas